MÁS ALLÁ DE LOS LÍMITES DE LA VELOCIDAD

En primer lugar, estaban los coches de lujo: exóticos, rápidos, máquinas de alta potencia de Lamborghini y Ferrari. Más tarde, los hypercars llegaron a la escena. Más exóticos, más rápidos y con más potencia que los coches de lujo. Es inevitable, pues, que a medida que los dioses olímpicos destronen a los Titanes, como los hypercars derrocaron a los coches de lujo, serán derrocados por los megacars.

La industria del automóvil está en medio de un gran cambio a medida que nos acercamos hacia el equilibrio entre rendimiento y ahorro de energía, con los fabricantes de primer nivel presentando diferentes soluciones a este desafío. Pero no importa quién es el primero en encontrar esta relación perfecta, toda la humanidad va a cosechar los beneficios.

El término hypercar parece que se usa más y más cada día. Simplemente lo definimos como un súper deportivo de primer nivel que supera a todos o a la mayoría de los elementos de coches de lujo estándar, incluyendo, la aceleración, el precio, la rareza, la ingeniería, la velocidad máxima, el sonido y la apariencia. Al igual que con los coches de lujo, también hay un gran debate sobre lo que constituye un verdadero hypercar.

supercar-hypercar

En primer lugar, estaban los coches de lujo: exóticos, rápidos, máquinas de alta potencia de Lamborghini y Ferrari.

Más tarde, los hypercars llegaron a la escena. Más exóticos, más rápidos y con más potencia que los coches de lujo.

Es inevitable, pues, que a medida que los dioses olímpicos destronen a los Titanes, como los hypercars derrocaron a los coches de lujo, serán derrocados por los megacars.

koenigsegg-regera-2015

El fabricante de automóviles sueco Koenigsegg dio a conocer su nuevo Regera de 1,9 $ millones, una bestia de 1,500 caballos de fuerza que marca el comienzo de la Era del Megacar.

Responde a la pregunta sin respuesta hasta ahora: ¿Qué es un megacar?

El megacar es masivamente más loco que un hypercar, que ya era sustancialmente más loco que un súper deportivo. Le sumamos varios turbocompresores y un propulsor de gas-eléctrico híbrido que, en el caso del Koenigsegg Regera, conjuga un motor 1100 de gas con un motor eléctrico de 700 caballos de fuerza. Trabajando en conjunto, logran 1.500 CV. Koenigsegg afirma que posee la batería con más densidad de potencia jamás creada para un coche de producción.

Supercar, hypercar, megacar. ¿A dónde vamos a partir de aquí? ¿Qué desplazará al megacar?

 

Miryam Moya 

textgram_1491858878

EL USO DE SU CEREBRO ES LA CLAVE: LA MAYORÍA CONDUCE INCONSCIENTEMENTE

El pensamiento consciente es un recurso mental limitado, raro, y relativamente caro. “Caro” en el sentido de que requiere tiempo y esfuerzo que no se puede usar para otra cosa.

Piense en la primera vez que condujo un automóvil: en cada movimiento que realizó siendo plenamente consciente, obtenido después de cierto pensamiento y consideración.

La gran mayoría de nuestras acciones son, hablando con propiedad, inconscientes. Obviamente, usted no decide conscientemente que su corazón lata, filtrar sus riñones o respirar.

¿Qué significa eso de ser consciente? le puedo dar una definición bastante buena. La conciencia es el acto de dar un paso fuera de su proceso y observarlo. Lo mejor de nuestro conocimiento, y no hay sólo una máquina en todo el universo que pueda realizar ésta proeza, se suministra de forma gratuita en los cráneos de la mayoría de los seres humanos.

Los mejores pilotos de carreras conducen en el límite absoluto de manera casi inconsciente para que puedan dedicar su potencia mental en adelantar la planificación y la estrategia de carrera. Era común que Michael Schumacher hablara con Ross Brawn sobre la posición y el tiempo de la vuelta actual de varios conductores del circuito, incluso cuando él mismo estaba funcionando a ritmo vertiginoso. Para Michael, el proceso de conducción al límite se había vuelto tan automático, por lo inconsciente, que era capaz de tratar de la misma manera ésta situación en su viaje diario al trabajo.

El mayor reto para los nuevos conductores es conseguir que hagan conscientemente las cosas que están haciendo inconscientemente, por lo que podemos solucionar esos comportamientos. A modo de ejemplo, la mayoría de las personas presionan sus frenos muy ligeramente para iniciar y aumentar la presión de frenado a medida que se acercan al punto de giro en una curva. Así es como se conduce por la calle, así que la mayoría de nosotros hemos ido “practicando” durante bastante tiempo para llegar a hacerlo.

En una pista de carreras, se aplica presión de frenado máximo en la salida, se mantiene en esta posición para a continuación, descender a medida que se dobla a la vez. Es absolutamente antinatural y lleva a los pilotos años para aprender a hacerlo bien. Pero una vez que lo tienes, lo tienes. Lo que significa que tenemos que pensar conscientemente acerca de nuestros movimientos, hasta que se vuelven inconsciente con el tiempo y la práctica.

El noventa y nueve por ciento de los errores que se cometen en pista viene de la aplicación incorrecta del pensamiento inconsciente. El problema es que la mayoría de nosotros sólo podemos realmente pensar en una o dos cosas conscientemente. El pensamiento consciente es un recurso mental limitado, raro, y relativamente caro. “Caro” en el sentido de que requiere tiempo y esfuerzo que no se puede usar para otra cosa.

Miryam Moya

 

 

 

 

UN IMPACTO A 60KM/H NO ES EL DOBLE DE FUERTE QUE UNO A 30, ES 4 VECES MÁS

Un impacto a 60 km/h es equivalente a caer desde una altura de 14 metros. Un impacto a 100 km/h equivale a caer desde una altura de unos 20 metros, y a 150 km/h corresponde a una caída de 85 metros de altura. Es bastante significativo que un impacto a 60 km/h no es el doble de fuerte que uno a 30 km/h, sino 4 veces más.

La velocidad aumenta la posibilidad de sufrir un accidente, y lo que es peor aumenta la violencia del impacto. A una velocidad adecuada a la vía y a las condiciones que la rodean, nuestras posibilidades de estrellarnos, resultando muertos o gravemente heridos en la carretera, se reducirían drásticamente.

Hay tres tipos de exceso de velocidad:

– El exceso de velocidad de bajo nivel es donde los conductores viajan 5 km/h encima de los límites establecidos.

– El exceso de velocidad excesiva es cuando deliberadamente los conductores viajan muy por encima de los límites de velocidad.

– El exceso de velocidad inapropiada es cuando se conduce demasiado rápido para las condiciones existentes, tales como las condiciones climáticas, de luz, de tráfico y de carretera.

A nivel mundial se estima que en el 40% de las fatalidades en siniestros viales, está involucrado el exceso de velocidad. A mayor velocidad de impacto, mayor es la probabilidad de que ocurran lesiones graves.

FOTO impacto frontal

 

Un impacto a 60 km/h es equivalente a caer desde una altura de 14 metros. Un impacto a 100 km/h equivale a caer desde una altura de unos 20 metros, y a 150 km/h corresponde a una caída de 85 metros de altura. Es bastante significativo que un impacto a 60 km/h no es el doble de fuerte que uno a 30 km/h, sino 4 veces más.

 

La alta velocidad reduce la capacidad del conductor para dirigir de forma segura, especialmente en curvas o en maniobras al evitar colisiones. También aumenta la distancia necesaria para frenar y extiende la distancia que recorre el vehículo mientras el conductor reacciona ante una situación peligrosa. Por ejemplo, si viajamos a 100 km por hora recorremos unos 28 metros en un segundo, demasiada distancia en tan poco tiempo que muestra la incapacidad de reacción satisfactoria por parte del conductor del vehículo.

foto CAMPO VISUAL CONDUCCION

Cabe destacar que a 35 km/h el campo visual del conductor, que es de 104 grados, permite detectar sin dificultad objetos que están fuera de los márgenes de la carretera, a 100 km/h ese campo de visión se reduce a 42 grados limitando la percepción sólo a elementos muy cercanos a la calzada, lo cual impedirá al conductor advertir una situación de riesgo que suceda en el exterior de la vía.

Recuerda que los límites de velocidad no son impuestos por capricho de las autoridades, sino producto de los estudios del perfil de la carretera, sus pendientes, peraltes, inclinación lateral y radios de curvatura, que determinan a cuánto se puede circular.

Conduciendo a la velocidad adecuada, mejoramos la seguridad vial mediante la reducción drástica del número de víctimas por exceso de velocidad.

Miryam Moya