EL VEHÍCULO AUTÓNOMO DE UBER DEBERÍA HABER DETECTADO A LA CICLISTA

UBER siniestro vehículo autónomo

El vídeo muestra a una mujer que camina desde un área oscura hacia una calle justo antes de que el vehículo autónomo de Uber en modo de autoconducción la golpee. Sacado a la luz por la policía en Tempe, Arizona, tras el accidente a principios de semana.

Tres expertos que estudian la tecnología emergente concluyeron que el video, que incluye imágenes de la reacción del conductor, indica que los sensores del vehículo deberían haber detectado al peatón y que debería haber comenzado a frenar para evitar el siniestro que mató a Elaine Herzberg, de 49 años.

La muerte de Herzberg ocurre en el momento en que el afán de poner vehículos autónomos en las vías públicas se está acelerando en Silicon Valley por la industria automotriz y los gobiernos. Más de 100 fabricantes de automóviles y asociaciones industriales enviaron a principios de marzo una carta instando al Congreso de EEUU a acelerar la aprobación de una propuesta del Senador John Thune, republicano de Dakota del Sur, que apunta a proporcionar supervisión regulatoria y facilitar el despliegue de la tecnología.

Organizaciones preocupadas por la seguridad apremian al Comité Senatorial de Comercio, Ciencia y Transporte a suspender la consideración de la propuesta de Thune hasta que se complete la investigación del siniestro de Tempe.

El siniestro pone de relieve la necesidad de adoptar leyes y políticas adaptadas a los vehículos sin conductor.

“El Congreso debería actuar para actualizar las reglas, dirigir a los fabricantes para abordar los requisitos de seguridad y mejorar la experiencia técnica de los reguladores”, dijo Thune.

Uber, Intel, Waymo y GM están probando vehículos autónomos en Arizona, lo que no requiere que obtengan un permiso.

En Arizona, las empresas como Uber solo necesitan tener un seguro de responsabilidad mínimo para operar vehículos sin conductor. No están obligados a realizar un seguimiento de los bloqueos o informar de cualquier información al estado. Por ejemplo, California requiere una póliza de seguro de $ 5 millones, y las compañías deben reportar los accidentes al estado en los 10 días siguientes y emitir un conteo anual que documente cuántas veces los conductores de prueba tuvieron que hacerse cargo.

Por todo ello, era de esperar que ocurriese en Arizona.

Miryam Moya