CONDUCIR Y UTILIZAR EL TELÉFONO MÓVIL UNA TENDENCIA AL ALZA

Los whatsapp o mensajes de texto y la conducción pueden no parecer ser un delito grave en comparación con la violencia de género, las drogas o el bullying. Sin embargo, dada la apatía general hacia la creciente amenaza y la total indiferencia hacia los protocolos de seguridad básicos, el problema escala a niveles peligrosos sin generar ninguna alarma.

La tendencia actual demuestra que la amenaza no desaparecerá pronto, a menos que haya cambios fundamentales.

Se han promulgado leyes específicas para prevenir y penalizar a los conductores que envían mensajes de texto y conducen, casi la mitad de los conductores descaradamente ignoran estas reglas y casualmente se involucran en este peligroso hábito.

Las leyes para evitar los mensajes de texto y la conducción se han vuelto más estrictas y se supone que las multas, si se detectan, disuaden a los conductores errantes. Las leyes rara vez se imponen, mientras que los autores rara vez son atrapados, por lo que no refleja la urgencia requerida para enfrentar la amenaza.

Estadísticamente hablando, más del 90 por ciento de las personas que enviaron mensajes de texto al volante no fueron detenidas o atrapadas. Tales números pobres simplemente sirven para envalentonar a los conductores y alentarlos a continuar violando la ley ya que apenas hay acción contra ellos.

Una de las revelaciones más impactantes que compruebo a diario es que no son los adolescentes quienes son los mayores infractores de la ley. Si bien se podría suponer que son los adultos jóvenes los que principalmente envían mensajes mientras conducen. Sin embargo, según mi experiencia profesional el problema se agrava a medida que avanza la edad.

Sorprendentemente, los adolescentes y jóvenes de edades comprendidas entre los 18 y 24 años engloban el grupo más pequeño de infractores de la ley. Mientras tanto, encontramos que los mayores de 65 años son los peores delincuentes. No entiendo por qué exactamente aquellos que asumimos que tienen el mayor sentido de responsabilidad otorgado por la edad, ignoran totalmente las reglas de seguridad formadas para protegerlos y proteger a quienes los rodean.

A pesar de que los infractores de la ley rara vez son arrestados o multados, los conductores que envían mensajes de texto y conducen rara vez admiten su indulgencia potencialmente peligrosa. Casi la mitad de los conductores que afirman que rara vez envían mensajes de texto mientras conducen, resultan ser los peores infractores, mientras que aquellos que admiten que a veces infringen la ley son considerados una amenaza menor en la carretera.

Los fabricantes de automóviles incorporan tecnologías que permiten a los conductores utilizar sus teléfonos mientras viajan.

Si bien se supone que la tecnología manos libres permite a los conductores prestar atención a la carretera y al tráfico mientras conducen, casi la mitad de los conductores  nunca se han molestado en conectar sus teléfonos a la tecnología de manos libres en sus vehículos. La mayoría de los conductores parece renunciar a las instalaciones y en su lugar optan por mantener sus teléfonos y usarlos mientras conducen. Aunque pienso que la distracción cognitiva que supone enviar un mensaje de texto o hacer una llamada, es prácticamente igual que conectar el manos libres y realizar llamadas con el mismo.

Miryam Moya

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s