¿CÓMO PREPARO A MI HIJO PARA SER/ESTAR SEGURO AL VOLANTE?

La educación vial de hoy se centra en el funcionamiento básico de un vehículo y no en las habilidades críticas necesarias para controlar el coche. Los siniestros viales en la población joven son el principal riesgo para la seguridad de hoy. De hecho, los jóvenes se ponen al volante sin las habilidades que necesitan para sobrevivir en las carreteras de hoy en día.

Numerosos expertos aseguran que se necesitan diez mil horas de práctica para llegar a dominar cualquier materia. Al igual que para aprender matemáticas, practicar un deporte, un instrumento musical, cantar o bailar, se necesitan cientos de horas de práctica. Lo mismo ocurre para conducir aunque rara vez le damos el mismo enfoque. La conducción es mucho más peligrosa y es algo que la mayoría de nosotros lo hará el resto de nuestras vidas.

Pues bien, ¿cómo preparo realmente bien a mi hijo para que circule seguro al volante?

Es una pregunta importante, con una respuesta bastante simple, realizar un curso de conducción segura.

El http://www.drivingcamp.it/ es la respuesta correcta para las personas que quieren aprender a tener un control completo sobre los vehículos que conducen, en cualquier situación y bajo cualquier tipo de condición ambiental. El equipo de conducción más seguro, está compuesto por personas dedicadas y apasionadas centrados en la enseñanza de conductores de todas las edades, garantizándoles las habilidades mentales y físicas requeridas para conducir con seguridad. Sus instructores de conducción son de lo mejor que podemos encontrar, ya que personalmente lo pude constatar el pasado fin de semana cuando fui invitada a realizar uno de sus cursos de conducción segura en el emblemático Circuito de Monza.

Estos instructores han pasado cientos de horas a caballo en el “asiento de la derecha” con los estudiantes que acuden al Driving Camp, enseñándoles desde los fundamentos de la dinámica del vehículo hasta habilidades de conducción avanzadas para la práctica en carrera, en un ambiente agradable y divertido.

Al conocer a Carolina, una simpática joven de 20 años con la cual tuve el placer de compartir la experiencia, llegué a la conclusión de que todos deberíamos preguntarnos, ¿es mi hij@ o yo mism@ un buen conduct@r? 

Por lo general, la respuesta que nos daríamos probablemente sería:  Sí claro, lo está/estoy haciendo muy bien!. De hecho, es esa falsa creencia la que lleva a algunas de las estadísticas más desagradables. Las muertes en siniestros de automóvil matan a más jóvenes que la combinación de las drogas, los homicidios y suicidios, algo que ciertamente da que pensar. La mayoría de los siniestros viales de jóvenes, se deben a la perdida del control por parte de su conductor, en gran parte debido a la inexperiencia.

Este programa nos pone al volante del coche con un instructor que ha sido entrenado y tiene cientos de horas de experiencia de conducción en condiciones de alto rendimiento y situaciones de emergencia. Ellos nos exponen a una serie de fundamentos básicos que aumentan la comprensión y proporciona experiencia en:

– Habilidades esenciales de control del coche.
– Visión periférica y focal.
– Frenado de pánico.
– Frenar en una curva.
– Distancias de seguridad y distancias de frenado adecuadas.
– La evitación del peligro.
– Transferencia de movimiento y peso.
– Control de tracción básico y recuperación.

Como estudiante, se adquiere un nivel de respeto al vehículo, y el conocimiento de sus propias habilidades y capacidades. Da un sentido de confianza y la actitud de seguridad vial apropiada para ayudar a conducir en las diferentes situaciones que inevitablemente pueden presentarse.

Tras mi experiencia llego a la conclusión de que Carlo Rossi y Driving Camp, realizan una valiosa contribución a la seguridad en las carreteras.

Miryam Moya.
http://www.miryammoya-perito-judicial.com/

Anuncios

RECICLARSE O MORIR

Es un error creer que una vez que se ha obtenido el permiso de conducción ha terminado la etapa formativa de un conductor. De hecho, el permiso como tal se otorga cuando un alumno ha alcanzado un mínimo de capacidades necesarias para transitar en las vías públicas con un mínimo de seguridad. Así, en algunos casos y durante un periodo de tiempo se debe señalizar con la señal “L” que la antigüedad del permiso es inferior a un año. Esto se debe a que su formación aún necesita y debe ser completada con la experiencia. Y, aunque los conocimientos adquiridos en una escuela de conductores deben ser aplicados durante toda la vida de un conductor, es durante los primeros meses de práctica real cuando se fijan y automatizan totalmente las aptitudes adquiridas durante el proceso de formación.

Sin embargo, existe la creencia errónea y generalizada de que, una vez un alumno abandona la autoescuela porque ha adquirido el correspondiente permiso de conducción, ya no necesita ningún tipo de formación continua o de reciclaje que renueve lo aprendido o que regule ciertas aptitudes o actitudes que se hayan visto modificadas.

De hecho, solo se pueden citar dos tipos de curso, de carácter obligatorio, que tengan como propósito reciclar o ajustar comportamientos incorrectos. Estos son el CAP (curso de capacitación profesional) y los cursos de sensibilización y reeducación vial, e incluso en este último caso solo es obligatorio cuando se ha perdido la totalidad de los puntos del carné.

Con todo, existen iniciativas que, por parte de fundaciones o escuelas particulares de conductores, ofrecen cursos orientados a la mejora de la conducción para que la misma resulte más eficiente y económica, así como cursos de conducción en situaciones extremas, los cuales son muy requeridos por colectivos profesionales como cuerpos de bomberos, policías, conductores de transporte sanitario, etc.

Aunque no es muy conocido, son muchas las fundaciones y empresas que organizan cursos de conducción.
Más allá de la diversión que muchos buscan obtener, es recomendable aprender las técnicas que se imparten, que preparan al conductor a enfrentarse a situaciones como una frenada de emergencia, esquivar obstáculos sobre superficies deslizantes o controlar el desplazamiento de masas o derrapes.

Entre otros tipos de cursos, se pueden encontrar los siguientes:
 

  • Cursos de perfeccionamiento para ciclomotores y motocicletas.
  • Conducción evasiva y defensiva.
  • Conducción de vehículos de emergencias sanitarias.
  • Conducción de vehículos industriales ligeros.
  • Cursos de perfeccionamiento.
  • Cursos avanzados de conducción.
  • Cursos de conducción deportiva.
  • Cursos de conducción en vehículos todoterreno.

Miryam Moya
https://www.miryammoya-perito-judicial.com