¿SABE FRENAR DE MANERA CORRECTA Y SEGURA?

En primer lugar, vamos a tratar de explicar cómo funcionan los frenos. Están diseñados para reducir la velocidad de su vehículo, pero probablemente no por los medios que usted piensa. El error común es pensar que los frenos presionan contra el tambor o disco, y la acción de compresión es lo que frena. Esto sólo tiene una parte de razón por la cual se reduce la velocidad.

Los frenos son esencialmente un mecanismo para cambiar los tipos de energía. Cuando usted está viajando a cualquier velocidad, el vehículo tiene una energía cinética. Al aplicar los frenos, las pastillas o zapatas presionan el tambor de freno lo que convierte la energía cinética en energía térmica mediante fricción. El enfriamiento de los frenos disipa el calor y el vehículo se ralentiza. Esto muestra la Primera Ley de la Termodinámica, a veces conocida como la Ley de Conservación de la Energía. Establece que la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. En el caso de los frenos, se convierte a partir de la energía cinética en energía térmica.

Debido a la configuración de las pastillas de freno y rotor en un freno de disco, la ubicación y la fuerza angular del punto de contacto donde se genera la fricción también proporciona mecánica que resiste el movimiento de giro del rotor.

Algunas personas se gastan su dinero en discos perforados, pinzas de freno y pastillas más grandes, pensando que así obtendrán frenos más potentes, pero ¿tienen razón? La realidad es que no mejora el agarre de los neumáticos.

Sabemos esto porque si pudiéramos hacer una parada de coche más rápida, simplemente por gastar más dinero en piezas de freno, los organismo públicos se ahorrarían una fortuna en pavimentos, ya que nuestra capacidad de parar, no dependería de la calidad o el estado de la superficie de la carretera bajo nuestros neumáticos. Es cierto que utilizamos los frenos para reducir la velocidad sin parar, pero la parada es el fin último, y se requiere de más trabajo a partir de los componentes del vehículo para su frenado. Para lograr el efecto de frenado más deseable, uno tiene que hacer que las ruedas se detengan de manera que estén en armonía con el agarre de los neumáticos, de manera que cuando las ruedas se detengan, el coche haya llegado a descansar también.

A menudo se puede escuchar que el material que es utilizado en competición, incluyendo los discos de freno perforados debido a que ayudan a disipar el calor más rápidamente, son utilizados por particulares en sus vehículos convencionales.

¿Por qué necesita ese nivel de equipación en su vehículo para su uso en carretera? Si es así, entonces hay que plantearse su propio estilo de conducción, ya que éstas particularidades se colocan en el sistema de frenado de los vehículos de competición debido a que tienen la capacidad de disipar el calor de manera más eficiente, pero estamos hablando aquí de hacer frente a aplicaciones repetidas y pesadas, o para decirlo de otra manera, hacer frente a los abusos innecesarios, que a los vehículos convencionales no les serviría de nada.

Miryam Moya
http://www.miryammoya-perito-judicial.com/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s