BRIDGET DRISCOLL: LA DESGRACIA DE CONVERTIRSE EN LA 1ª VICTIMA MORTAL POR ATROPELLO

El 31 de agosto de 1869, Mary Ward y su esposo, Henry, viajaban en el experimental coche a vapor construido por sus primos. En una curva en la carretera en Parsontown, actual Condado de Offaly (Reino Unido), Mary cayó bajo su rueda y murió casi al instante. Un médico que vivía cerca llegó rápidamente a la escena. La lesión fatal fue una fractura de cuello.

Wikipedia







Mary Ward es conocida por ser la primera víctima mortal de automóvil, por lo que le hacemos ésta breve referencia.


 






 Había poco más que un puñado de vehículos de gasolina en Gran Bretaña a finales del siglo XIX, cuando sucedió el atropello de la primera víctima mortal. El 17 de agosto 1896, en el sureste de Londres, probaban los coches fabricados en el Dolphin Terrace, un área en la parte posterior del palacio, de acuerdo con una edición de un periódico local, Norwood New, publicada el 22 de agosto 1896.

Bridget Driscoll, una mujer de 44 años, y su hija adolescente iban de camino a un espectáculo de baile en el Cristal Palace de Londres, cuando Bridget fue arrollada por un coche al atravesar los jardines del palacio.

 

Arthur James Edsell, el conductor del coche, fue llamado por el juez de instrucción, y eligió declarar. Dijo que las instrucciones que le habían dado eran de conducir lentamente en días ajetreados, por lo que en el momento del accidente pensó que conducía a unas cuatro millas (6,43km/h) por hora. Justo delante de su automóvil vio a dos mujeres, la señora Driscoll era una de ellas, la cual llevaba un paraguas. Hizo sonar el cláxon y gritó “un paso atrás” , la señora que parecía desconcertada se metió en su camino, y el coche la precipitó al suelo. Dijo haber detenido su coche inmediatamente, cerca de dónde la mujer yacía.

La acompañante de Arthur, Ellen Standing, declaró que el conductor modificó el motor para permitir que el coche alcanzara mayor velocidad. Las autoridades investigaron el vehículo, concluyéndo que el mismo era incapaz de pasar de los 6,43km/h debido a su correa de poca velocidad . El jurado falló muerte accidental, tras la investigación que duró unas seis horas.

Posiblemente fuera a 12,8 km/h, cuando no debía ir a más de 6,4 km/h. El conductor era un joven que ofrecía paseos en coche para mostrar el nuevo invento, y, según algunos testigos, estaba tratando de impresionar a su joven pasajera. Él comenzó a conducir tan sólo tres semanas antes, no tenía licencia, y no había sido instruido en cuanto a que lado de la carretera debía ocupar.

Bridget no falleció en el acto, sino que lo hizo a consecuencia de las heridas producidas en su cabeza por el golpe. El médico forense, Percy Morrison, certificó la causa cómo “accidente mortal” y dejó cómo “legado” una frase para la posteridad: Confío en que algo así nunca vuelva a suceder.

Diferentes publicaciones de la época comentaron lo siguiente: “las máquinas hacen un gran ruido”, lo que asustaba tanto a peatones cómo a los caballos que pasaban a su lado tirando de los numerosos carruajes. Esto se reflejó en las estrictas leyes de seguridad a las que se tenían que acoger, las cuales fueron realmente diseñadas para las locomotoras de vapor que llegaban a pesar hasta 12 toneladas.Algunas de estas leyes se erradicaron y otras cómo los límites de velocidad de 2 mph en ciudades y 4 mph en el resto del país, se mantuvieron.

Miryam Moya
http://www.miryammoya-perito-judicial.com/ 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s