FRENAR EN SECO: UTOPÍA O REALIDAD?

Muchos conductores parecen tener poca idea del espacio que se necesita para detener un coche, incluso en buenas condiciones.

 

La distancia necesaria para detener aumenta en proporción indirecta a la velocidad: a doble de velocidad, de 30 km/h a 60 km/h, se necesitará cuatro veces la distancia de frenado.

Incluso las personas con las reacciones más agudas necesitan tiempo para ver un peligro y producir una orden desde el cerebro hasta los pies, que debe pasar desde el pedal del acelerador a el freno y empezar a aplicar presión. Alguien que puede hacer todo esto en medio segundo tiene reacciones magníficas, sin embargo no es lo habitual.

Los tiempos de reacción varían mucho de persona a persona, y son invariablemente más de lo que piensas. Un piloto de carreras profesional que está físicamente en forma, dotado de experiencia y formación en conducción a alta velocidad, puede reaccionar con notable rapidez, en tan sólo 0,2 centésimas de segundo. Esto representa el tiempo que transcurre entre que el conductor detecta un peligro y comienza su acción, ya sea presionando el pedal del freno, acelerando o moviendo el volante. Si tenemos en cuenta que se tarda aproximadamente un segundo para decir “mil”, se empieza a apreciar la velocidad de la luz en las reacciones de un piloto de carreras: en una quinta parte de este tiempo puede reconocer un peligro, decidir sobre el grado de peligro, evaluar lo que podría suceder a continuación, elegir un curso de acción y actuar en él.

El conductor común es mucho más lento en reaccionar: la respuesta alrededor de 0.5 centésimas de un segundo es todavía buena, 0.8 de un segundo es satisfactoria y ni un segundo no sería tan mala. Algo más de un segundo empieza a ser peligrosamente lenta. Es posible que tenga una idea aproximada, incluso una inflada, de lo bien que reacciona, pero su tiempo es difícil de medir a menos que tenga una comprobación médica.

Recuerda que la velocidad de las reacciones pueden variar considerablemente; se ralentizan si estás cansado, enfermo o bajo estrés. El tiempo de reacción puede ser de 0,5 centésimas de un segundo cuando estás en forma, pero cuando se tiene un resfriado podría aumentar a 0.8 centésimas de un segundo. Ese extra de 0.3 marca la tremenda diferencia en la distancia de tú viaje antes de empezar a tomar una acción que evada un peligro delante.

Por tanto, reducir el efecto del tiempo de reacción es posible mediante la lectura de la carretera y darse cuenta de cuándo y dónde se puede producir un peligro. Si sospechas que el peligro potencial está por venir, siempre es aconsejable levantar el pie del acelerador y mantener el pie derecho suspendido sobre el pedal del freno. Esta anticipación ahorrará valiosas décimas de segundo al eliminar la demora mientras el cerebro pasa el mensaje de levantar el pie del acelerador para pasar al mensaje del freno a tu pie derecho.

Ten en cuenta que de noche el tiempo de reacción es mayor, ya que tus ojos tienen que ajustarse constantemente a la evolución de los niveles de la luz. El iris rápidamente debe ajustar su visión cuando se acercan unos brillantes faros, necesitando mucho más tiempo para adaptarse a la oscuridad de nuevo una vez que las luces se han ido; mientras los ojos se van acostumbrando a la oscuridad, se circula temporalmente con problemas de visión. Durante estos momentos en los que es más difícil de ver lo que nos espera, el tiempo necesario para reconocer los acontecimientos que puedan afectar a la conducción aumentará. Prevenir ésta situación cuando conduces de noche es vital, ya que el tiempo de reacción puede elevarse a varios segundos, por lo que tienes que reducir la velocidad en consecuencia.

Mientras podemos influir en nuestro propio tiempo de reacción, nada se puede hacer sobre las deficiencias de los usuarios de la carretera que nos rodean. Es común que alguien involucrado en un accidente se queje de que el otro conductor tenía un montón de tiempo para verlo, pero no podemos dar por sentado las reacciones bruscas del otro conductor.

Hay dos mitos populares que deben ser eliminados. El primero, por suerte ahora rechazado por la gran mayoría de los conductores, es que el alcohol acelera las reacciones. Beber tiene precisamente el efecto contrario, ya que entorpece el sistema nervioso de manera que reacciona más lentamente a las influencias externas. El problema es que el juicio disminuye bajo la influencia del alcohol, por lo que algunas personas piensan que pueden reaccionar más rápidamente después de unas copas. No se enfatiza lo suficiente que nunca se debe beber y conducir. Recordar también que los medicamentos pueden reducir la velocidad, así que cuando nos recetan medicamentos debemos asegurarnos de sus efectos para poder conducir.

El segundo mito es la afirmación de algunos conductores implicados en un accidente: “Me detuve en seco”. Ahora que sabes hasta qué punto se puede viajar mientras se produce la reacción ante un peligro, puedes comprobar que esta declaración no puede ser verdad. Además, no hay coches que puedan hacerlo, ya que si pudieran, los ocupantes serían asesinados por las fuerzas de la deceleración. 

Miryam Moya 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s