INFLUIR EN LOS HÁBITOS DE CONDUCCIÓN DE LOS JOVENES

Si usted tiene conductores jóvenes en casa, nunca es demasiado tarde para tomar medidas que fomenten el tomar buenas decisiones durante la conducción. Los cambios pueden no ser inmediatos, pero pueden ocurrir si usted es persistente y paciente. Al hacerlo, no sólo hará de su hijo un conductor más seguro para los demás, si no que de ésta forma puede ayudar a salvar su vida.

Verbalmente describa y refuerce las conductas positivas. Hable sobre los peligros de conducir bajo la influencia del alcohol y las drogas, o del envío de WhatsApp o mensajes de texto mientras se conduce, ya que aumenta al 80% la probabilidad de sufrir un siniestro vial. Tener conversaciones con su hij@ acerca de qué hacer si le ofrecen alcohol en una fiesta o si alguien le envía textos, mientras él o ella está conduciendo.

 

Este vídeo puede herir su sensibilidad.

Vamos con un plan para hacer frente a situaciones que puedan poner en peligro el bienestar de su hij@:

En primer lugar, debemos ser modelo de conductas apropiadas. Los niños pueden hacer lo que haces, aunque no necesariamente como usted dice. Por lo tanto, el cambio de la conducta de su hijo comienza con el cambio de su propia forma de actuar. Negarse a escribir textos o contestar el teléfono mientras conduce, no consumir alcohol y ponerse al volante de un coche, usar siempre el cinturón de seguridad y pedir a los pasajeros en el coche que utilicen el suyo también. Los más jóvenes que ven a sus padres desarrollar buenos comportamientos están inclinados a adoptar esas mismas conductas también.

Cree recompensas por buen comportamiento. Si nota que su hijo está haciendo algo bueno, cómo por ejemplo usar su cinturón de seguridad o apagar su teléfono antes de arrancar el coche, reconozca y alabe este comportamiento. Cada movimiento de su hijo no tiene por qué ser motivo de una gran celebración, sin embargo probablemente le guste saber que usted valora sus esfuerzos.

De ésta forma influirá positivamente en los hábitos de los más jóvenes, lo que a su vez, a medida que lo adapten a sus vidas se convertirá en recíproco hacia los adultos, cuando por ejemplo su hija de 6 años le reproche por contestar una llamada ó escribir un mensaje. La Seguridad Vial comienza en casa.

Miryam Moya
Técnico en Conservación y Explotación de Carreteras.
Máster en Tráfico, Seguridad Vial y Movimiento.
Perito Judicial
http://www.miryammoya-perito-judicial.com/

Anuncios

ELIGE LA VELOCIDAD Y ELEGIRAS LAS CONSECUENCIAS

Más del 40% de las colisiones fatales son causadas ​​por la velocidad excesiva o inadecuada.

Una diferencia 5 km/h de velocidad podría ser la diferencia entre la vida y la muerte para un usuario vulnerable de la vía como un peatón:
– Atropellado por un coche a 60km / h, 9 de cada 10 peatones serán asesinados.
– Atropellado por un coche a 50km / h, 5 de cada 10 peatones serán asesinados.
– Atropellado por un coche a 30km / h, 1 de cada 10 peatones serán asesinados.
La velocidad ha sido identificada como un factor de riesgo clave en los accidentes de tránsito, que influyen tanto en el riesgo de un siniestro en carretera, así como en la gravedad de las lesiones que resultan del mismo.
El control de la velocidad del vehículo puede evitar que sucedan los siniestros en las carreteras y reducir el impacto cuando se producen, lo que reduce la gravedad de la de las lesiones sufridas por las víctimas.
Viajando a más de 60 km/h, a:
– 65 km/h, usted tiene el doble de probabilidades de tener un siniestro grave.
– 70 km/h, la probabilidad aumentará cuatro veces más.
– 75 km/h, son 10 veces más propensos a tener un accidente grave.
– 80 km/h, son 32 veces más propensos a tener un accidente grave que si conduce un vehículo a 60 km/h.
En las zonas rurales, viajando a 10 km/h por encima de la velocidad media del resto del tráfico, tiene el doble de probabilidades de tener un accidente grave.

Miryam Moya
Técnico en Conservación y Explotación de Carreteras.
Máster en Tráfico, Seguridad Vial y Movimiento.
Perito Judicial

FRENAR EN SECO: UTOPÍA O REALIDAD?

Muchos conductores parecen tener poca idea del espacio que se necesita para detener un coche, incluso en buenas condiciones.

 

La distancia necesaria para detener aumenta en proporción indirecta a la velocidad: a doble de velocidad, de 30 km/h a 60 km/h, se necesitará cuatro veces la distancia de frenado.

Incluso las personas con las reacciones más agudas necesitan tiempo para ver un peligro y producir una orden desde el cerebro hasta los pies, que debe pasar desde el pedal del acelerador a el freno y empezar a aplicar presión. Alguien que puede hacer todo esto en medio segundo tiene reacciones magníficas, sin embargo no es lo habitual.

Los tiempos de reacción varían mucho de persona a persona, y son invariablemente más de lo que piensas. Un piloto de carreras profesional que está físicamente en forma, dotado de experiencia y formación en conducción a alta velocidad, puede reaccionar con notable rapidez, en tan sólo 0,2 centésimas de segundo. Esto representa el tiempo que transcurre entre que el conductor detecta un peligro y comienza su acción, ya sea presionando el pedal del freno, acelerando o moviendo el volante. Si tenemos en cuenta que se tarda aproximadamente un segundo para decir “mil”, se empieza a apreciar la velocidad de la luz en las reacciones de un piloto de carreras: en una quinta parte de este tiempo puede reconocer un peligro, decidir sobre el grado de peligro, evaluar lo que podría suceder a continuación, elegir un curso de acción y actuar en él.

El conductor común es mucho más lento en reaccionar: la respuesta alrededor de 0.5 centésimas de un segundo es todavía buena, 0.8 de un segundo es satisfactoria y ni un segundo no sería tan mala. Algo más de un segundo empieza a ser peligrosamente lenta. Es posible que tenga una idea aproximada, incluso una inflada, de lo bien que reacciona, pero su tiempo es difícil de medir a menos que tenga una comprobación médica.

Recuerda que la velocidad de las reacciones pueden variar considerablemente; se ralentizan si estás cansado, enfermo o bajo estrés. El tiempo de reacción puede ser de 0,5 centésimas de un segundo cuando estás en forma, pero cuando se tiene un resfriado podría aumentar a 0.8 centésimas de un segundo. Ese extra de 0.3 marca la tremenda diferencia en la distancia de tú viaje antes de empezar a tomar una acción que evada un peligro delante.

Por tanto, reducir el efecto del tiempo de reacción es posible mediante la lectura de la carretera y darse cuenta de cuándo y dónde se puede producir un peligro. Si sospechas que el peligro potencial está por venir, siempre es aconsejable levantar el pie del acelerador y mantener el pie derecho suspendido sobre el pedal del freno. Esta anticipación ahorrará valiosas décimas de segundo al eliminar la demora mientras el cerebro pasa el mensaje de levantar el pie del acelerador para pasar al mensaje del freno a tu pie derecho.

Ten en cuenta que de noche el tiempo de reacción es mayor, ya que tus ojos tienen que ajustarse constantemente a la evolución de los niveles de la luz. El iris rápidamente debe ajustar su visión cuando se acercan unos brillantes faros, necesitando mucho más tiempo para adaptarse a la oscuridad de nuevo una vez que las luces se han ido; mientras los ojos se van acostumbrando a la oscuridad, se circula temporalmente con problemas de visión. Durante estos momentos en los que es más difícil de ver lo que nos espera, el tiempo necesario para reconocer los acontecimientos que puedan afectar a la conducción aumentará. Prevenir ésta situación cuando conduces de noche es vital, ya que el tiempo de reacción puede elevarse a varios segundos, por lo que tienes que reducir la velocidad en consecuencia.

Mientras podemos influir en nuestro propio tiempo de reacción, nada se puede hacer sobre las deficiencias de los usuarios de la carretera que nos rodean. Es común que alguien involucrado en un accidente se queje de que el otro conductor tenía un montón de tiempo para verlo, pero no podemos dar por sentado las reacciones bruscas del otro conductor.

Hay dos mitos populares que deben ser eliminados. El primero, por suerte ahora rechazado por la gran mayoría de los conductores, es que el alcohol acelera las reacciones. Beber tiene precisamente el efecto contrario, ya que entorpece el sistema nervioso de manera que reacciona más lentamente a las influencias externas. El problema es que el juicio disminuye bajo la influencia del alcohol, por lo que algunas personas piensan que pueden reaccionar más rápidamente después de unas copas. No se enfatiza lo suficiente que nunca se debe beber y conducir. Recordar también que los medicamentos pueden reducir la velocidad, así que cuando nos recetan medicamentos debemos asegurarnos de sus efectos para poder conducir.

El segundo mito es la afirmación de algunos conductores implicados en un accidente: “Me detuve en seco”. Ahora que sabes hasta qué punto se puede viajar mientras se produce la reacción ante un peligro, puedes comprobar que esta declaración no puede ser verdad. Además, no hay coches que puedan hacerlo, ya que si pudieran, los ocupantes serían asesinados por las fuerzas de la deceleración. 

Miryam Moya 

OBJETIVO VISION ZERO: CERO MUERTES AL VOLANTE

www.visionzero.org
En la actualidad, alrededor de 1.700 personas fallecen al año en España en nuestras carreteras, por lo que las medidas que se han venido utilizando para reducir los siniestros viales han alcanzado su máxima eficacia.
La Fundación Mapfre ha realizado un informe llamado “Planes estratégicos europeos de seguridad vial. Propuestas de acción en España”, en el cual propone 23 medidas efectivas para salvar vidas en las carreteras españolas en los próximos años.
Planes estratégicos europeos de seguridad vial que propone la Fundación:
– Insistir en la educación vial.
– Drogas al volante (insistir en el alcohol).
– Conductor 2.0: pasar del mero cumplimiento de las normas a una conducción más solidaria y cooperativa, en particular en relación con los usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motociclistas).
– Formación continua a lo largo de toda la vida adulta.
– Formación en primeros auxilios.
– Usuarios mayores y seguridad vial: vías, vehículos, conocimientos, revisión general del sistema vial (vías, vehículos, normas…) desde el punto de vista de las personas mayores, mayor investigación en las relaciones entre envejecimiento y seguridad vial.
– Evaluación de los beneficios de los sistemas de acceso gradual al permiso de conducción.
– Nuevas tecnologías de los vehículos: E-Call, sistemas de ayuda a la conducción. 
– Incorporación como equipo de serie de sistemas avanzados como aviso de cambio de carril y sistema de frenada automática de emergencia.
– Apoyo a la renovación del parque con vehículos que aporten un salto hacia adelante en cuanto a la mejora de su equipamiento de seguridad.Anticipar posibles efectos del vehículo conectado y del vehículo autónomo.
– Auditoria del Estado y necesidades de mantenimiento de la red vial.
– Fomento del uso de las vías más seguras, autopistas frente a carreteras convencionales.
– Auditorías e inspecciones en carreteras secundarias.
– Extensión del uso en vías interurbanas de líneas sonoras longitudinales.
– Ensayo vías 2+1. Vías con dos carriles independientes separados por una mediana que se va adentrando en una u otra vía, dejando un segundo carril en un sentido para adelantar; este segundo carril se va turnando en un sentido o en otro, de forma alterna, para que los conductores que circulan en ambas direcciones puedan adelantar por igual.
– Programa de vías intuitivas o legibles.
– En zona urbana, fomento de zonas con velocidad máxima de 30km/h.
– Tecnologías embarcadas de ayuda a la elección de velocidades seguras (sistemas ISA o Intelligent Speed Adaptation).
– Empresas seguras con formación para todos los trabajadores y desarrollo de marcos de trabajo que favorezcan la seguridad vial.
– Entornos escolares seguros.
– Promoción de buenos ejemplos sociales.
– Reforzar la seguridad vial a través de los medios de comunicación.
Firma la petición!:






Miryam Moya 
Técnico en Conservación y Explotación de Carreteras.
Máster en Tráfico, Seguridad Vial y Movimiento.
Perito Judicial

MULTA EN ZONA AZUL

Las infracciones de la zona azul no son multas sino denuncias efectuadas por los trabajadores encargados de estas áreas.

Fuente: andaluciainformacion.es

En el caso de no poner el ticket en zona azul o haber transcurrido el tiempo de su validez sin poner otro, el documento que encontramos en el vehículo cuando vamos a recogerlo, no es una multa sino una denuncia efectuada por alguien, en la que se nos imputa el haber cometido una determinada infracción (aparcar el vehículo en zona de estacionamiento limitado sin poner el ticket). Por lo tanto, no tendríamos qué pagar nada, únicamente nos están denunciando no sancionando.

Las empresas dedicadas a ello están en su pleno derecho de denunciar a un conductor que ha estacionado su vehículo fuera de hora en las zonas designadas para este efecto. En este tipo de multas, ya emitidas por la Administración por un instructor, aparece el denunciante en este caso, la empresa dedicada a regular las zonas de aparcamiento. Otra cosa sería que en dicha denuncia la cual se nos notifica, incluya el número de identificación de un agente de policía. Eso sería denunciable por fraude, pero hay que tener en cuenta que esto es más mito que otra cosa, ya que no ocurre.

Nada tiene que ver pagar el impuesto de circulación con aparcar en las zonas reguladas. Los ayuntamientos deciden regular el aparcamiento en ciertas zonas de la ciudad, normalmente el centro de la misma, y esto lo regula una empresa privada, pero el hecho de que abonemos dicho gravamen no nos exime de pagar por aparcar en estas zonas.

Es cierto que los agentes de policía, sobre el resto de individuos, gozan de presunción de veracidad ante un hecho porque se entiende que son objetivos. Por ello, una multa de aparcamiento impuesta por un agente proviene de una autoridad sancionadora. En el caso de las empresas de estacionamiento regulado, éstas no disfrutan de dicha autoridad: son meros denunciantes y respecto al conductor están en igualdad de condiciones ante la Ley.

Esto quiere decir que si recurrimos este tipo de multas siempre estaremos en igualdad de condiciones ante la autoridad, ya que es nuestra palabra contra la suya, y lo que no puede hacer el Ayuntamiento es otorgar de forma automática a estas empresas la presunción de veracidad. Algo que sí se está haciendo por parte de las administraciones.

Es ahí donde un conductor denunciado por pasarse de hora está en pleno derecho de solicitar pruebas al denunciante de que ha cometido una infracción  y, a su vez, de mostrar pruebas que desmientan la denuncia. Es decir, los ayuntamientos deberían analizar cada caso para este tipo de denuncias.

Miryam Moya 
Técnico en Conservación y Explotación de Carreteras.
Máster en Tráfico, Seguridad Vial y Movimiento.
Perito Judicial.
http://www.miryammoya-perito-judicial.com/

LOS DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD VIAL



CAPÍTULO IV

De los delitos contra la Seguridad Vial

Rúbrica del Capítulo IV de Título XVII del Libro II redactada por el apartado segundo del artículo único de la L.O. 15/2007, de 30 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de seguridad vial («B.O.E.» 1 diciembre).Vigencia: 2 diciembre 2007.

Artículo 379

1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

 Artículo 379 redactado por el apartado centésimo octavo del artículo único de la L.O. 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 23 junio).Vigencia: 23 diciembre 2010

Artículo 380

1. El que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

2. A los efectos del presente precepto se reputará manifiestamente temeraria la conducción en la que concurrieren las circunstancias previstas en el apartado primero y en el inciso segundo del apartado segundo del artículo anterior.

 Artículo 380 redactado por el apartado cuarto del artículo único de la L.O. 15/2007, de 30 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de seguridad vial («B.O.E.» 1 diciembre).Vigencia: 2 diciembre 2007
Artículo 381

1. Será castigado con las penas de prisión de dos a cinco años, multa de doce a veinticuatro meses y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un período de seis a diez años el que, con manifiesto desprecio por la vida de los demás, realizare la conducta descrita en el artículo anterior.

2. Cuando no se hubiere puesto en concreto peligro la vida o la integridad de las personas, las penas serán de prisión de uno a dos años, multa de seis a doce meses y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por el tiempo previsto en el párrafo anterior.

3. …

 Número 3 del artículo 381 suprimido por el apartado centésimo noveno del artículo único de la L.O. 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 23 junio).Vigencia: 23 diciembre 2010
 Artículo 381 redactado por el apartado quinto del artículo único de la L.O. 15/2007, de 30 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de seguridad vial («B.O.E.» 1 diciembre).Vigencia: 2 diciembre 2007

Artículo 382

Cuando con los actos sancionados en los artículos 379, 380 y 381 se ocasionare, además del riesgo prevenido, un resultado lesivo constitutivo de delito, cualquiera que sea su gravedad, los Jueces o Tribunales apreciarán tan sólo la infracción más gravemente penada, aplicando la pena en su mitad superior y condenando, en todo caso, al resarcimiento de la responsabilidad civil que se hubiera originado.

Artículo 382 redactado por el apartado sexto del artículo único de la L.O. 15/2007, de 30 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de seguridad vial («B.O.E.» 1 diciembre).Vigencia: 2 diciembre 2007

Artículo 383

El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Artículo 383 redactado por el apartado séptimo del artículo único de la L.O. 15/2007, de 30 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de seguridad vial («B.O.E.» 1 diciembre).Vigencia: 2 diciembre 2007

Artículo 384

El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.

La misma pena se impondrá al que realizare la conducción tras haber sido privado cautelar o definitivamente del permiso o licencia por decisión judicial y al que condujere un vehículo de motor o ciclomotor sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción.

 Artículo 384 redactado por el apartado centésimo décimo del artículo único de la L.O. 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 23 junio).Vigencia: 23 diciembre 2010

Artículo 385

Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o a las de multa de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad de diez a cuarenta días, el que originare un grave riesgo para la circulación de alguna de las siguientes formas:

1.ª Colocando en la vía obstáculos imprevisibles, derramando sustancias deslizantes o inflamables o mutando, sustrayendo o anulando la señalización o por cualquier otro medio.
2.ª No restableciendo la seguridad de la vía, cuando haya obligación de hacerlo.
 Artículo 385 redactado por el apartado noveno del artículo único de la L.O. 15/2007, de 30 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de seguridad vial («B.O.E.» 1 diciembre).Vigencia: 2 diciembre 2007

Artículo 385 bis

El vehículo a motor o ciclomotor utilizado en los hechos previstos en este Capítulo se considerará instrumento del delito a los efectos de los artículos 127 y 128.

 Artículo 385 bis introducido por el apartado centésimo undécimo del artículo único de la L.O. 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 23 junio).Vigencia: 23 diciembre 2010

Artículo 385 ter

En los delitos previstos en los artículos 379, 383, 384 y 385, el Juez o Tribunal, razonándolo en sentencia, podrá rebajar en un grado la pena de prisión en atención a la menor entidad del riesgo causado y a las demás circunstancias del hecho.

 Artículo 385 ter introducido por el apartado centésimo duodécimo del artículo único de la L.O. 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 23 junio).Vigencia: 23 diciembre 2010

Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (Vigente hasta el 28 de Octubre de 2015).

Miryam Moya.

Máster en Tráfico, Seguridad Vial y Movimiento.
Técnico en Conservación y Explotación de Carreteras.
Perito Judicial
http://www.miryammoya-perito-judicial.com/

RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DE LA ADMINISTRACIÓN

Cuando una persona sufre una lesión por caerse o tropezarse en la vía pública como consecuencia del mal estado o defectos en el mantenimiento de la vía, acera, en un paso de peatones, en la carretera, alcantarillado, baldosas sueltas, por la inexistencia de señalización de obras, marcas viales despintadas o no visibles de noche o ante la existencia de hundimientos, falta de iluminación nocturna, arquetas mal colocadas, caída de señales, falta de adoquines, desniveles, entre otros muchos defectos, debe saber que puede reclamar una indemnización.

Cuando una persona sufre una lesión por caerse o tropezarse en la vía pública como consecuencia del mal estado o defectos en el mantenimiento de la vía, acera, en un paso de peatones, en la carretera, alcantarillado, baldosas sueltas, por la inexistencia de señalización de obras, marcas viales despintadas o no visibles de noche o ante la existencia de hundimientos, falta de iluminación nocturna, arquetas mal colocadas, caída de señales, falta de adoquines, desniveles, entre otros muchos defectos, debe saber que puede reclamar una indemnización.

dbffa-20150723_134011

Esta obligación de reparación por los organismos e instituciones públicas se denomina Responsabilidad Patrimonial de la Administración. Por tanto, es la obligación que tiene el Estado español de reparar o de responder por el daño causado por el funcionamiento de alguna de las administraciones. Esta responsabilidad patrimonial presupone la existencia de un daño que ha afectado al patrimonio de un sujeto y la existencia de un derecho o interés protegido.

Es muy frecuente hoy en día, que las vías públicas estén en condiciones deplorables para los viandantes que transitan en ellas. La administración responsable, generalmente el Ayuntamiento, es el titular de la vía pública dónde se ocasionan los daños.

Los supuestos por los cuales se origina la Responsabilidad Patrimonial de la Administración son los siguientes:

– Por funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos, artículo 106 CE:2 “los administrados tendrán derecho a ser indemnizados”. El daño se origina por el funcionamiento de un servicio público gestionado por la administración.
– Por actos legislativos.
– Por actuaciones judiciales, artículo 121 CE:2 error judicial, prisión preventiva, funcionamiento anormal de la Administración de Justicia.

Estos supuestos se caracterizan porque el sujeto causante sólo puede ser el poder ejecutivo, legislativo o judicial, y el sujeto pasivo siempre es la Administración.

En el supuesto que la entidad responsable sea una empresa privada que realice obras en la vía pública, el Ayuntamiento también sera responsable de forma solidaria de los daños ocasionados.

El daño debe ser, en primer lugar, antijurídico (artículo 141.1. de la Ley 30/92):3 se desplaza el concepto de culpa o negligencia, de forma que lo relevante para que haya responsabilidad es que el daño sea antijurídico (cuando el perjudicado no tiene obligación de soportarlo o cuando el riesgo causado por la utilización de un servicio ha superado los límites impuestos por los estándares de seguridad exigibles conforme a la conciencia social). La Administración no responde en casos de fuerza mayor.

En segundo lugar, el daño debe ser efectivo: real y actual. Esto incluye bienes patrimoniales y daños personales (lesiones corporales y morales).

En tercer lugar, el daño tiene que ser evaluable económicamente: ha de ser susceptible de ser reconocido en indemnización pecuniaria o dineraria.

 

Fuente: es.wikipedia.org

Para reclamar la indemnización será imprescindible que haya pruebas del hecho ocurrido, como son las fotografías del lugar de la caída que reflejen el mal estado de la vía , el peligro que supone y la situación de la misma; testigos que lo hayan presenciado y realicen declaración jurada, informes médicos de las lesiones, atestado de la Policía Municipal si acudió al lugar de los hechos lo cual es bastante aconsejable. Cuantas más pruebas se acrediten mejor.

Para reclamar una indemnización lo más aconsejable es que cuente con el asesoramiento jurídico, desde el momento del accidente, de un abogado experto y especialista, en éste caso en responsabilidad civil, y de un perito judicial experto en la materia que realice un informe exhaustivo.

El plazo para reclamar su indemnización es de un año desde que se produjo el hecho. Si estos daños tienen carácter físico o psíquico, el plazo comienza a computarse desde que se produce la curación o desde el momento en el que se determine el alcance de las secuelas.

Por tanto, la Administración debe responder por todos los perjuicios que cause al administrado, siempre que no deban de ser asumidos por éste.

Miryam Moya

https://about.me/miryammoya

UN SECRETO A VOCES

Hablando hoy con mi doctor me sobrecogió una frase que me dijo: “es preferible colocar al paciente en medio de la calle en un paso de peatones, a que se le complique su situación en el hospital”. Me quedé sorprendida por su sinceridad no por la dureza de sus palabras, ya que parece haber un secreto a voces: si quieres matar a alguien, hazlo con un coche. Siempre y cuando esté sobrio, es probable que nunca se le cobrará ningún delito, y mucho menos de homicidio. Cruda y triste realidad, no carente de discernimiento, de la cual personalmente no me libré. Llegando a la conclusión de que: No hay soluciones, pero sí víctimas.

Una mañana fría de Noviembre, un enorme camión volvió a teñir de sangre y lágrimas la peligrosa y arcaica carretera C-432. Un famoso punto negro conocido por todos. El vehículo de 36 toneladas no pudo detenerse cuando su conductor se quedó dormido al volante. El camionero no pudo sujetar su vehículo en el descenso y arrolló al turismo que se aproximaba de frente. En la colisión fallecieron los dos ocupantes del vehículo pertenecientes a una misma familia. El conductor del camión descontrolado resultó ileso.  

Destaca la noticia en publicaciones del momento, no por relatar el injusto siniestro sino por ejercer de campaña política, al márgen de lo desgraciado de la situación real.

En el intento de los familiares de las victimas de sobreponerse ante la fatalidad de la situación, se encuentran de lleno con un primer juicio que relata exhaustivamente la crudeza del impacto. Ante la mirada compungida de los mismos, comprueban que la ley ampara al conductor del camión resultando indemne.

Tras las protestas llevadas a cabo por los familiares de las victimas, se celebra un segundo juicio, declarando nulo el primero, en el que el fallo del juez declara culpable del siniestro al conductor del camión. La sentencia sanciona al culpable con la retirada del carnet de conducir durante 6 meses.

Una sentencia altamente justa y digna que evidentemente deja a los familiares de las víctimas “satisfechos”, después de contemplar el amparo de la justicia tras vivir la historia más trágica de sus vidas, reavivándola una y otra vez en sendos juicios.

Personalmente, no me consolaría saber que el culpable de sus muertes permaneciera toda la vida entre rejas, ya que el hecho de haber matado a dos personas es más trágico que cualquier pena interpuesta por un juez, y ese terrible sentimiento le acompañará el resto de su vida. Lo que sí es devastador es el mensaje que suscribe la pena que recibió: seis meses sin carnet de conducir por asesinar a dos personas y sumir en el dolor a toda una familia. Ratifico la frase con la que comencé: si quieres matar a alguien, hazlo con un coche. Siempre y cuando esté sobrio, es probable que nunca se le cobrará ningún delito, y mucho menos de homicidio.


 Abogados especializados en lesiones personales tienen la formación y el dinero que se necesita para investigar a fondo y ganar el caso. Cientos de miles o millones de euros están en juego en los casos de mortalidad. Los abogados contratarán especialistas en reconstrucción de accidentes que utilizan programas informáticos que pueden recrear en tres dimensiones como sucedió el impacto. Las compañías de seguros van a hacer todo lo posible para negar una reclamación directamente. Cuando eso no funciona, van a tratar de negarlo basándose en negligencia concurrente. También son expertos en la devaluación de las reclamaciones basadas en negligencia comparativa, incluso donde no lo hay.

Sólo decir que imagino que la vida del conductor del camión cambió drásticamente esa mañana de Noviembre, personalmente marcó mi profesión, y tristemente perdí la mitad de mi corazón para siempre.

Miryam Moya.

Máster en Tráfico, Seguridad Vial y Movimiento.
Técnico en Conservación y Explotación de Carreteras.
Perito Judicial en Investigación y Reconstrucción de Accidentes de Tráfico.
http://www.miryammoya-perito-judicial.com/